miércoles , 12 mayo 2021
Inicio - Sant Joan Actual - Respeto y competencias

Respeto y competencias

A raíz de las críticas vertidas en redes sociales por el concejal de Servicios Sociales de Sant Joan d’Alacant, Juan Ramón Martín Jiménez, respecto a la supuesta negativa a guardar en la Casa de la Semana Santa ‘Carmelo Dávila’ unas cajas con las pertenencias de una señora y su hijo (desahuciados del piso donde vivían), la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades de Semana Santa de Sant Joan d’Alacant quiere hacer público un comunicado para que la ciudadanía conozca la realidad y no se deje llevar por comentarios interesados, extraídos de forma sesgada de una conversación privada, que sólo pretenden buscar el beneficio político personal, al tiempo que se intenta desprestigiar a una entidad que en sus 35 años de historia, siempre ha estado, y estará, al lado de los más desfavorecidos.

En absoluto queremos abrir un debate estéril sobre quién ha obrado de mejor o de peor manera, pero lo que no vamos a consentir es que se nos falte al respeto de una forma tan mezquina. Nosotros asumimos nuestra opinión, compartida por toda la Junta Mayor, de mostrarnos contrarios a que unas cajas (que nos aseguraron que estaban repletas de ropa inservible para esta familia, con prendas infantiles que ya no podía utilizar) se amontonaran en la Casa de la Semana Santa como paso previo a llevarlas a Cáritas. Y ahí está el quid de la cuestión: la Junta Mayor ha manifestado sólo una opinión ya que somos plenamente conscientes de la titularidad pública del edificio. El Ayuntamiento de Sant Joan d’Alacant nos adjudicó este espacio en 2015. El poder de decidir quién entra allí le corresponde al equipo de Gobierno Local, al que pertenece el propio concejal de Servicios Sociales. Que a nadie le quepa duda de que el edificio es público y se podría haber forzado la ubicación de las cajas, al igual que se han tomado otras decisiones unilaterales que no nos han gustado y, por supuesto, hemos acatado.

Somos absolutamente partidarios de compartir espacios con otras asociaciones, pero no se trata decir “allí cabe todo” y “todo cabe de cualquier manera”. Después de más de 30 años rodando por dependencias municipales, nos preocupa la conservación y la seguridad del patrimonio que se guarda en la Casa, al igual que no podemos ser responsables de cualquier bien ajeno que se deposite allí. Cualquier daño o pérdida generaría un perjuicio muy costoso.

En la actualidad, la Casa de la Semana Santa (por favor, dejemos de llamar a este edificio ‘Museo’ ya que nunca ha existido un ‘Museo de Semana Santa’ en Sant Joan) es utilizada por la Junta Mayor de Cofradías, la Asociación FotoExcursiones Alicante y la Colla de Dolçainers i Tabaleters Els Amuntegats. Buena parte de la actividad que realizamos allí se centra en desarrollar acciones sociales, como la Campaña del Juguete (que permite cada Noche de Reyes que un centenar de niños de este pueblo tengan regalos como cualquier otro niño). Además, este año hemos invertido (sólo la Junta Mayor, sin contar cada una de las ocho Cofradías de manera individual) 1.890 euros de nuestro presupuesto (cerca del 20% del total) a actuaciones de tipo social, colaborando con el Centro San Rafael o comprando ropa de abrigo para las personas sin hogar, que viven en la calle.

Es por esto que queremos volver al principio, para afirmar que fuimos nosotros los que aportamos una solución al concejal de Servicios Sociales; el mismo que lleva dos años en el cargo sin saber que en el Mercado Municipal hay trasteros; el mismo que desconoce todas las posibilidades de recoger material que hay en todas las dependencias municipales; y el mismo que nos obligó a abandonar un local en la calle Manuel Amorós para guardar el material de otro desahucio. Por eso decimos sin rubor que Juan Ramón Martín Mateo nos tiene una enemistad congénita, es decir, innata, connatural. Cualquier cuestión relacionada con la Iglesia Católica le provoca un comportamiento inexplicable. De otra manera, no se entiende cómo puede afirmar, sin ningún tipo de rubor, que nos echaría de un edificio público “a latigazos” (textual).

El problema estriba en que el Sr. Martín Jiménez es concejal del Ayuntamiento de Sant Joan d’Alacant, votado por 1.259 ciudadanos, que gobierna para más de 23.680 habitantes y que lo debe hacer por igual, con independencia de su credo o ideología. Los ataques personales que nos ha proferido, totalmente injustificados, que se ha encargado de difundir con la ayuda de varios ‘amigos’, son una burla enorme que no se le puede consentir a ningún representante municipal. Y más cuando están basados en el desconocimiento, el oportunismo y la falta de memoria. Sus afirmaciones, para un cristiano serían pecado, para un ciudadano una mentira, y para un cargo público, rondaría la prevaricación. Pero nosotros, ni le vamos a denunciar, ni le vamos a juzgar, ni vamos a pedir su dimisión o su cese (esa competencia no es nuestra). Esa labor la realiza a diario el pueblo de Sant Joan d’Alacant.

Nosotros, como merece cualquier ser humano, solo le pedimos respeto. Sabemos, Sr. Martín, igual que lo sabe usted que “La verdad os hará libres” (Juan 8, 32). Y por eso, le pedimos que no falte a la verdad y, sobre todo, que no ofenda y ataque nuestra libertad.

Para poder seguir siendo un pueblo que quiere vivir en paz y en concordia, respetemos personas e ideas, que es el camino de la comprensión y la tolerancia.

Junta Mayor de Cofradías y Hermandades de Semana Santa de Sant Joan d’Alacant

Puedes ver también...

La Plataforma por el Tram a Sant Joan y Mutxamel hace unas aclaraciones a las manifestaciones del Alcalde de Sant Joan publicadas en algunos medios de comunicación

En relación con la noticia publicada por un medio de comunicación el pasado día 4 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *